Aurélia de Angelis se imagina el futuro

9 03 2010

El día 4 de marzo Aurélia de Angelis (Liège, 1981) se estrenaba como artista en solitario en el mundo de la fotografía: inauguraba su obra Mise en Abyme y aprovechamos para hablar con ella de sus inicios, la exposición, el mundo de la fotografía y su visión de futuro:

¿Como te ves en el futuro, seguirás haciendo foto?

Sí, me gustaría encontrar un mecenas… (risas)

Sí, sí, pero quien paga manda…

Hay gente que se dedica a buscar artistas, para que el artista pueda desarrollarse. Pero eso es un chollo.

¿Y a nivel de concursos o becas hay alguna que te guste especialmente?

Hay concursos muy importantes, pero yo mandé a concursos aquí y te sale muy caro para respetar las normas y luego te devuelven las imágenes y no te dicen por qué no la han seleccionado. Yo quiero saber, tener un eco de por qué no gustó: ¿la rechazaron a primera vista o se lo pensaron?

¿Haces autocrítica o comentas con los amigos?

Sí, les enseño las fotos a los amigos, pero no escucho. Antes en la escuela los profesores me influenciaban mucho y al final no hacía lo que quería. Un amigo me dijo “Aurélia, no escuches a nadie y haz tus proyectos sola” y pensé que era verdad, no tenía que pedir la opinión a todo el mundo. Al final la decisión la tienes que tomar tú.

Claro, al fin y al cabo la fotografía es algo muy personal. En cuestión de cámaras te quedas con Nikon o Canon?

Me gustan los colores de las fotos de Canon pero la Nikon hace ese sonido de cámara antigua al disparar que me encanta. Estuve a punto de comprarme una Nikon hace tiempo.

¿Lo hiciste?

No, siempre he tenido Canon. Desde la que me regalaron para mi comunión pasando a la antigua cámara Canon de mi abuelo.

¿Era fotógrafo?

En realidad no, pero en mi familia materna todos son artistas. Hay músicos, escultores, pintores, etc. Pero sólo en mi familia materna.





Aurélia de Angelis nos habla de fotografía

9 03 2010

El día 4 de marzo Aurélia de Angelis (Liège, 1981) se estrenaba como artista en solitario en el mundo de la fotografía: inauguraba su obra Mise en Abyme y aprovechamos para hablar con ella de sus inicios, la exposición, el mundo de la fotografía y su visión de futuro:

Antes nos has comentado que te gustaría vivir de la fotografía pero sin tener que hacer fotos de bodas. ¿Prefieres ser fiel a tus principios antes que ganar dinero?

Sí, cuando trabajaba con el fotógrafo que hacía fotos para periódicos, trabajaba todo el día con la cámara o el ordenador. Todo el día pensando en foto y al volver a casa no tenía ganas de hacer cosas personales.

¿Cuando haces este tipo de fotografía artística. Como es el proceso de pensar y hacer las fotos?

Llevo siempre la cámara conmigo y las saco cuando veo algo que me gusta. No tengo nada en mente.

¿Alguna preferencia?

Un poco todo. Antes sólo hacía retratos. Desde hace un año, que hice un curso en la escuela Massana, con la intención de cambiar y no tener tantas reglas y salir un poco de lo que hacía y empecé a hacer foto de todo. Interiores, paisajes… un poco de todo.

¿Cómo se enseña la fotografía en las escuelas?

Depende de las escuelas. La persona que quiera estudiar fotografía tiene que mirar el programa del curso. Hay cosas muy enfocadas a la cámara en sí, cómo funciona, cosas más técnicas y hay otras escuelas que sólo tienes que pensar y reflexionar sobre la fotografía pero no te enseñan nada de técnica. Es a elección de cada uno. Eso de que es mejor se autodidacta…creo que la escuela es un apoyo y tú tienes que coger el vuelo.

¿Qué consejo le darías a alguien que se quiere dedicar a la fotografía?

El tema de los concursos está bien. Hay muchos. No sé, es complicado. Es tener contactos. Pero inviertes un montón de dinero. Vendes una o dos fotos. Todo el trabajo que dedicaste… es un poco deprimente al final.

¿Alguna vez has pensado en dejarlo?

No, pero a veces pienso que con el dinero que me gasto podría irme de viaje 2 meses a Tailandia. Realmente lo hago por amor al arte, para tener un resultado, enseñarles a mis amigos mi trabajo…





Aurélia de Angelis nos habla de su exposición en La Cova de les Cultures

9 03 2010

El día 4 de marzo Aurélia de Angelis (Liège, 1981) se estrenaba como artista en solitario en el mundo de la fotografía: inauguraba su obra Mise en Abyme y aprovechamos para hablar con ella de sus inicios, la exposición, el mundo de la fotografía y su visión de futuro:

¿Como surgió la idea de hacer esta exposición?

Es un sitio que conozco muy bien. Estoy aquí casi cada semana para ver alguna obra de teatro, algún concierto. Me siento a gusto y quería reflejar mi visión del sitio.

El nombre es Mise en Abyme, según tengo entendido hace referencia a una imagen que se repite hasta el infinito…

Exactamente, todo es un reflejo de un espacio dentro de otro.

¿Qué tal te está yendo la exposición?

Tuve buenas críticas y bien. Vino mucha gente a la inauguración, demasiada (risas).

¿Por qué las fotos no tienen una leyenda que las explique?

Son fotos muy personales. La de la niña, por ejemplo, es mi prima el día del entierro de mi abuelo y estaba tan triste… Hay otra en la que se ve una fotografía antigua de la madre de esta niña y también en otra foto se ve una imagen de mi padre cuando era bebé. Son tan personales que prefiero no poner nada.

¿Es difícil exponer algo tan íntimo?

Sí, al principio sientes que te estás desnudando pero luego piensas que las personas que vean la foto nunca van a adivinar que la niña de la foto es mi prima en el funeral de mi abuelo y te relajas.

Te afectan más las críticas a fotos tan personales como esas?

No, las críticas son relativas a la fotografía en si, no a lo personal que hay en ella.

Crees que Barcelona es una buena ciudad para darte a conocer?

Darte a conocer quizás sí. Pero luego está el tema de las ventas. Creo que somos muchos jóvenes, hay muchos artistas en esta ciudad. Hay una onda muy creativa pero no llega a un resultado concreto. Barcelona no aprovecha del todo su potencial

¿Hasta qué punto son importantes son los contactos? ¿Tienes en mente algún proyecto para abrirte camino?

Yo ahora lo que voy a hacer es irme a las galerías, la librería kowasa de fotografía… y enseñar algún dossier con mis imágenes a ver qué me dicen, pero no sé cómo funciona. Sólo he expuesto aquí y en Granollers.

¿Una exposición colectiva te exige ceñirte a un patrón? ¿ Cómo son?

Depende. Son más guiadas. Pero lo mejor es que compartes tus ideas con otra persona y tenéis que encontrar un mismo camino.

¿Prefieres hacer fotografía tú sola?

Sí, aunque también busco proyectos de colaboración. Tengo amigos dj’s y les hago proyecciones en bares o discotecas.

¿Conoces a otros artistas que también estén empezando? ¿Compartís el mismo punto de vista?

Sí, ninguno vive de la fotografía. Es una afición que no trae dinero sino que te cuesta mucho dinero.

¿Sueles ir a las demás exposiciones de fotografía que se hacen en Barcelona?

No todas, pero me interesa.

¿Y crees que el nivel es bueno?

Me parecen muy aburridas. Siguen una línea muy clásica. No me divierto. Como espectadora soy muy pasiva. Por eso yo intenté montarla de modo diferente.

¿Qué echas en falta?

Habría que lanzarse y proponer algo diferente. No porque sea una galería tiene que estar en un marco y en un paspartú determinado.

Crees que se tendrían que arriesgar?

Sí. Aunque también me gusta lo convencional.

¿Qué propones?

Hace unos meses hice un evento con amigos y fotocopié fotos en b&w y empapelé todo un piso (servicios incluidos) y dejé bolis y rotuladores y la gente iba apuntando y dibujando sobre las fotos. Todo el mundo se divertía. Tenía ese lado de “lo prohibido” de tocar una imagen. Esas cosas que hacen participar al espectador…

¿Qué tipo de interacción podría haber en una exposición fotográfica?

Hacer videos y que la gente tenga un cierto papel al estar frente al proyector, lo de las fotocopias… Siempre hay maneras de hacer participar. Hay que buscarlas.





Aurélia de Angelis nos cuenta cómo empezó

9 03 2010

El día 4 de marzo Aurélia de Angelis (Liège, 1981) se estrenaba como artista en solitario en el mundo de la fotografía: inauguraba su obra Mise en Abyme y aprovechamos para hablar con ella de sus inicios, la exposición, el mundo de la fotografía y su visión de futuro:

¿Cómo empezaste?

Empecé con la fotografía muy joven. A los 12 pedí como regalo de comunión una cámara de fotos y a los 18 hice una escuela multidisciplinaria artística y tocaba un poco de todo. Luego me dediqué solo a la imagen: video y fotografía.

¿Cuándo te viniste a Barcelona?

Hace 5 años. Quería probar suerte como fotógrafa en Barcelona.

¿Y que tal?

Fatal.

¿Por qué?

Hacía fotografía comercial y no era lo mío. Me costaba bastante verlo como un producto y no como medio artístico.

¿Qué te hizo emigrar?

Vine por amor. ¿Qué bonito, no? Resultó ser una historia no muy romántica, en realidad.

Pero te quedaste…

Sí, porque vinieron muchos amigos de Bélgica a vivir aquí y también hice amigos nuevos, me gusta mi trabajo y me lo paso muy bien en Barcelona así que decidí quedarme.

¿A qué te dedicas?

Soy profesora de francés. Hice unas prácticas en la Alliance Française para poder dar clases.

¿Te gustaría llegar a poder vivir de la fotografía?

Sí, pero sin hacer fotos de bodas…

¿Qué tipo de fotografía te gusta?

Me gusta la fotografía puramente artística, que no tenga otro objetivo. Sí que es interesante la fotografía documental, no lo niego. Pero a mí me gusta la fotografía artística.

¿Y en Bélgica te dedicaste?

Estaba estudiando y era jovencita. No se puede comparar.

¿Cómo ves el nivel de competencia aquí respecto a Bélgica?

Depende de como uno se mueve. Yo allí participaba en concursos y me movía más en el mundo de la fotografía y las exposiciones. Aquí hay muchos lugares pero no hay el mismo nivel de calidad creo.

¿Hay más oportunidades que en Bélgica?

No te sabría decir…

¿En Bélgica expusiste?

Sí, pero siempre fueron exposiciones colectivas.

Ana Sánchez





Un café con Jordi Cotrina

4 03 2010

Jordi Cotrina durante la entrevista / Ana Gónzalez

 

No cabe duda de que el nombre de Jordi Cotrina goza de gran popularidad en nuestro país. Sin embargo, su rostro no es tan conocido. Y es que su trabajo le obliga a esconderlo detrás de las cámaras. Pero, entre risas, nos confiesa que es en ese lugar donde se siente más cómodo e, incluso, reconoce que siente cierto respeto al ponerse delante de nuestro objetivo. Un lugar al que, como él mismo admite, quizás ha llegado por azar. Por casualidad o no, lo cierto es que Jordi Cotrina es una de esas personas que tiene la suerte de dedicarse a su mayor afición: la fotografía. 

Sus inicios en este mundo se remontan a su adolescencia, cuando descubrió la cámara de su padre y empezó a fotografiar partidos de tenis, deporte que él mismo practicaba. Poco a poco, se fue labrando un camino en el ámbito de la fotografía deportiva, que finalmente le condujo a las puertas de algunos de los diarios más reconocidos de nuestro país, como El Mundo Deportivo, La Vanguardia o El Periódico, donde ejerce desde 1998. Unas puertas que le dieron paso a convertirse en la sombra del FC Barcelona, retratando épocas como la del Dream Team. E incluso le permitieron fotografiar en cuatro ocasiones lo que él mismo define como el punto más álgido de cualquier evento deportivo: los Juegos Olímpicos. Pero su historia no acaba aquí. Con miles de fotografías tomadas, Cotrina todavía tiene muchos sueños que cumplir y planes de futuro. En esta entrevista, además, nos desvelará cómo se las arregla para congelar el momento decisivo, reflexionará sobre la ética del fotógrafo y hará una valoración de la profesión. 

En definitiva, os invitamos a que visitéis nuestro blog en los próximos días para conocer algunas pinceladas de la vida profesional de Jordi Cotrina.  

 Mireia Sánchez





Entrevista a Jordi Cotrina: sus inicios

4 03 2010

“Lo mío con la fotografía surgió de una manera natural, por casualidad”

¿Cuándo y por qué decides dedicarte a la fotografía?

Yo jugaba al tenis de pequeño y mi padre tenía una cámara. Circunstancialmente, me gustaba jugar con ella y me acercaba a las pistas para hacer alguna foto y practicar. No recuerdo por qué, pero siempre he tenido curiosidad por comprar revistas de tenis extranjeras y me fijaba en las fotografías. E incluso reconocía las fotografías por los fotógrafos. Esos fueron mis primeros contactos.

Y, ¿cuáles fueron tus primeros pasos en la profesión?

Nosotros vivíamos en Madrid, pero cuando tenía 18 años volvimos a Barcelona y conseguí llevar la corresponsalía de una revista de tenis de Madrid, de torneos infantiles y regionales. Los fines de semana me dedicaba a ir a un torneo, hacer un par de fotos, revelarlas en casa… Luego, enviaba una nota con la descripción del partido y entonces la publicaba.

Pero, ¿todo lo aprendiste sobre la marcha?

Sí. En este caso he sido autodidacta, pero creo que es mejor formarse técnicamente. Pero lo mío surgió de una manera natural, por casualidad. Mis primeros contactos fueron una puerta importantísima porque, de pronto, me permitieron hacer fotografías con un cierto sentido, con un motivo. Y poco a poco, derivas a colaborar con un medio un poco más conocido, con un diario…

Empezaste con deportes y desde entonces te has dedicado al mismo ámbito

Exacto. Empecé con el tenis y más tarde fui haciendo otras disciplinas, pero siempre me he movido en el ámbito deportivo.

Y, ¿nunca has hecho fotografías de otros tipos?

Como hace todo el mundo: con los amiguetes, en las cenas, en los viajes…  Pero nunca han servido para publicarse. Alguna vez también he tenido que hacer fotografías y entrevistas que se salen del mundo del deporte, pero han sido casos puntuales.





Entrevista a Paco Elvira

3 03 2010

Paco Elvira es uno de los mejores fotoperiodistas de nuestro país. Sus fotografías durante la transición le dieron una gran fama y no ha dejado de trabajar desde entonces para grandes cabeceras como Interviú, La Vanguardia o El Periódico, entre otras. Desde hace algo más de un año actualiza casi a diario su propio blog. Casi siempre se habla en él de fotografía, pero se hace de maneras muy diversas; su colección de fotos desde la ventana de casa, colegas de profesión, comparativas de cámaras y un sinfín de contenidos y anécdotas que lo colocan como uno de los blogs más leídos.  La popularidad del blog es tal que la revista Digitalfoto incluyó una reseña sobre él en el número de febrero. El reconocimiento a su trabajo también ha llegado  en forma de premios y se ha materializado en varias exposiciones y libros.  Actualmente combina su labor como fotoperiodista con la docencia y es profesor en la UAB, la UPF y en IDEP.

Charlamos con él para saber más de su vida, de su profesión y de la ciudad donde vive, Barcelona.

>>  Entrevista a Paco Elvira: trayectoria personal

>>  Entrevista a Paco Elvira: el fotoperiodismo

>>  Entrevista a Paco Elvira: la fotografía en Barcelona

Ana González